En líneas generales, una ciudad se puede definir como "inteligente" o "inteligentemente eficiente", cuando la inversión social, el capital humano, las comunicaciones, y las infraestructuras, conviven de forma armónica con el desarrollo económico sostenible, apoyándose en el uso y la modernización de nuevas tecnologías, y dando como resultado una mejor calidad de vida y una gestión prudente de los recursos naturales, a través de la acción participativa y el compromiso de todos los ciudadanos.

Las redes de transporte en todo el mundo están en un proceso de cambio; los nuevos modelos de negocio y las nuevas tecnologías de movilidad están contribuyendo a mejorar la seguridad de los pasajeros y los conductores.

El verdadero problema de la movilidad urbana actual es que estamos construyendo ciudades alrededor del automóvil particular y no alrededor de las comunidades.

Todavía existe la tendencia en el uso de los medios de transporte tradicionales y el uso permanente de los vehículos particulares; pero estamos viendo muchos nuevos modelos de negocio que abarcan en gran medida la economía de compartir y aportan nuevas soluciones que se están convirtiendo en una alternativa adicional a la movilidad cotidiana.

En el futuro, los servicios de movilidad alternativos cambiarán la forma de vida de la gente.

Los jóvenes están utilizando su auto particular sólo cuando lo necesitan, por ejemplo, cuando se trasladan lejos de su ciudad de residencia los fines de semana. Durante la semana laboral, utilizan diferentes formas de transporte público y movilidad compartida, como el uso de bicicletas o el e-hailing.

e-hailing, es un proceso de contratación de un vehículo de transporte, generalmente un taxi, o cualquier otra forma de transporte por medio de una aplicación instalada en un dispositivo móvil.

Existe la tendencia en el uso de una combinación de modos de transporte público y otras soluciones de movilidad, por encima del uso de vehículos particulares.

La seguridad de los pasajeros y los conductores es primordial. Es la prioridad número uno en la agenda de los proveedores de transporte.

Los fabricantes de automóviles están utilizando la tecnología para mantener a los pasajeros y conductores más seguros.

Se introducen mejoras continuas en las características de seguridad tradicionales, como las bolsas de aire y los cinturones de seguridad que contempla el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP). también están empezando a introducirse nuevas tecnologías de conectividad y sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS).

El futuro de los automóviles conectados está comenzando a introducirse en América Latina; garantizando asistencia las 24 horas del día en situaciones de emergencia y asistencia en caso de avería.

La tecnología y los servicios conexos de los fabricantes de vehículos, están influyendo en una mayor seguridad y protección de la movilidad de las personas.

En el sector del transporte empresarial, las soluciones de rastreo e inmovilización de motores tuvieron gran aceptación durante las últimas dos décadas; sin embargo, hay indicios de que los nuevos servicios de conectividad, crecerán hasta alcanzar una situación similar; todo dependerá de la velocidad de adaptación del sector a las nuevas tecnologías.

Además de los servicios de conectividad, las tecnologías de conducción asistida también han comenzado a abrirse camino en el mercado latinoamericano; resultado de la alta inclusión y creciente penetración de vehículos del segmento C+ equipados con dicha tecnología, desde la detección del punto ciego y la advertencia de salida del carril, hasta el control de crucero adaptativo.

Las tecnologías basadas en la conectividad vehicular y los sistemas avanzados de asistencia al conductor están comenzando a introducirse en el mercado latinoamericano de la movilidad, ayudando a hacer más seguros a los pasajeros y conductores.

De hecho, las empresas que implementan nuevos modelos de negocio de movilidad e introducen nuevos servicios comparten el mismo objetivo en cuanto a la seguridad de los pasajeros y los conductores, y forma parte de una megatendencia conocida como "innovar a cero".

Lo que esto significa es que están desarrollando e implementando nuevas tecnologías que, con el tiempo, pueden reducir a cero el número de accidentes, muertes e incluso emisiones.

La manera en que los datos y la información pueden utilizarse para personalizar y mejorar los servicios contribuye en gran medida a garantizar que el público pueda confiar plenamente en las modernas opciones de transporte disponibles en la actualidad y aprovecharlas.

La seguridad es fundamental para el éxito de la nueva movilidad. La base para las mejoras en este campo es la tecnología y los datos. Para los operadores de transporte, los gestores de flotas y los que lideran la nueva revolución de la movilidad, es su máxima prioridad.