La situación actual que vive el sector relacionada con la escasez de operadores y la dañada imagen de la profesión, necesita un cambio de paradigmas y arraigadas creencias que nos permita transformar la relación empresa versus operador y viceversa, encaminándola hacia la profesionalización.

Para lograr este cambio de creencias y paradigmas, debemos comenzar desde la cabeza, los tomadores de decisiones, la alta dirección; comenta Enrique Simón, Licenciado en sicología y desarrollo de capital humano.

El nuevo modelo de negocio para las empresas de transporte debe iniciar eliminando antiguas creencias y desarrollando el liderazgo desde la dirección, mandos medios y gerentes de operación.

En general las empresas transportistas necesitan mejorar sus procesos de selección y reforzar sus áreas de recursos humanos para encontrar el mejor talento.

Necesitamos reescribir los métodos actuales, involucrando el factor humano en los procesos de reclutamiento. Comenta Erika Sánchez Soto, licencia en Sicología Organizacional.

Enrique Beltrán, Presidente de IPRESET, considera que debemos ver a la empresa como un ecosistema donde las familias toman un papel relevante y decisivo para mejorar el ambiente laboral.

La motivación es un aspecto fundamental que ofrece los mejores resultados de productividad.

Hay que preocuparse por la gente de manera genuina, esto es liderazgo; comenta Javier González, Director y coordinador académico de IPRESET.

El oficio de operador se ha convertido en una profesión gracias a la iniciativa de varias empresas transportistas que hoy cuentan con sus propias universidades.

Después de varias décadas de profesionalización, la sociedad en general continúa discriminando esta profesión, se sigue manejando como un castigo; considera Erika Sánchez Soto.

En su prologanda experiencia de más de 24 años como instructor y operador; Voctoriano Miranda opina que la falta de liderazgo desde la dirección y los mandos medios, desencadena este resentimiento del operador hacia la empresa.

Somos sumamente emocionales, tomamos decisiones importantes basados en el factor emocional; explica Enrique Simón, SEO de Kudda.

Como empresarios, tenemos que ser sensibles, cuidadosos y procuradores con nuestros empleados; señala Enrique Beltrán. Pero también necesitamos tener en cuenta la actual situación que viven las empresas y su posición defensiva derivada de la inseguridad.

Desafortunadamente, hay que evaluar en que porcentaje de los robos y las perdidas, están involucrados los conductores.

Los asistentes concuerdan que el camino hacia el cambio depende de la aplicación de un diagnóstico de evaluación y la implementación de un plan preventivo y de capacitación contínua del recurso humano, comenzando en la alta dirección y mandos medios y prosiguiendo con las gerencias de operación y los conductores.