La industria del autotransporte atraviesa por un momento difícil ya que los dueños de carga se han abocado a mejorar sus niveles de seguridad, con la implementación de sistemas de gestión enfocados a mejorar las condiciones de operación dentro de sus cadenas de suministro. Los esquemas más solicitados en el último año por estos dueños de carga son los programas CTPAT, OEA y BASC, entre otros. Sobre todo, para los temas de facilitar los intercambios comerciales entre México y Estados Unidos.

Sin embargo, grandes multinacionales han empezado a traer del viejo continentesistemas de gestión ISO enfocados a la seguridad Cadena de Suministro (conocido como ISO 28000) y Sistemas de Gestión de seguridad vial (ISO 39000), todo con la finalidad de mejorar sus cadenas productivas. Tanto los programas como CTPAT, OEA y BASC, así como los sistemas ISO incluyendo el más conocido que es el ISO 9001 en su última versión del 2015, ha colocado un componente que se ha convertido en un elemento universal conocido como el análisis de riesgos para los procesos establecidos.

Este concepto de Risk Managment (ISO 31000) ha sido colocado en todos los sistemas vigentes porque se ha demostrado que para poder abatir de manera contundente un problema, primero es necesario tenerlo identificado y evaluado a fin de saber la probabilidad de que un riesgo se materialice. Esto ha llevado a muchas organizaciones a cambiar sus estrategias empresariales, ya que tienen que enfocar sus esfuerzos por la continuidad de sus negocios.

Las líneas de autotransporte son un actor principal dentro de la cadena de suministro de cualquier empresa, por tal razón todas se han visto influenciadas por los sistemas de gestión antes mencionados. Sin embargo, el talón de Aquiles para todas las empresas son los operadores.

El nivel de profesionalización que hoy se requiere en un operador es un problema latente, ya que el 95% de los operadores en México no cuentan con las competencias necesarias para cumplir cabalmente con los requisitos solicitados en cualquiera de los sistemas de gestión mencionados.

Hoy se requieren operadores perfectamente capacitados y preparados bajo un programa estricto de seguridad vial y de manejo de cargas de forma segura, garantizándoles las condiciones necesarias para su cumplimiento.

Y eso es un reto para los dueños de carga quienes deberán modificar sus condiciones operacionales para darle a los operadores condiciones físicas aceptables que cumplan con las normas (Ej.: lugares de descanso, alimentos y lugares para su aseo). Adicional, la empresa de transporte deberá preparar a sus operadores para que se ajusten a los lineamientos internacionales de los sistemas de gestión. Es sumamente importante que las líneas de transporte vayan pensando en la profesionalización de sus empresas ya que será una exigencia y obligatoriedad en el corto plazo por parte de los dueños de carga.

Esta historia continuará…

Rodolfo Cepeda Rico - Consejo Directivo IPRESET